La tierra de Camporrobles habla y nos cuenta a través del color los cambios de estación. Esta vez su voz se filtra a través de la floración del azafrán silvestre.
Comienza el otoño.
Las zonas húmedas situadas a cierta altitud van tiñéndose de pequeños retazos de color rosa obscuro. Es época del azafrán silvestre (colchicum autumnale). Es una herbácea tóxica, de hecho se la conoce también como «Despachapastores», que tuvo utilidades medicinales. Aunque parecida al azafrán que todos conocemos posee muchas diferencias, entre ellas tener seis estambres. ¡No lo confundamos pues no es nada amistoso!. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza es una especie de amenazada y considerada «vulnerable».

Si la veis procurad no pisarla y conservaremos este pequeño tesoro del lenguaje de la tierra.