El otoño es la estación del año más importante para Camporrobles; el paisaje se despereza después de la sequía estival y se prepara para los hielos del invierno. Es la estación del color, del cambio y del movimiento.
¿Del movimiento? Pues sí, el Otoño nos invita a salir de casa. El inicio lo inaugura la vendimia, el nacimiento del ciclo del vino. Todos los vecinos cogen sus tijeras y sus tractores para recoger la cosecha, resultado de todo un año de esfuerzo. Después, si la lluvia lo permite, cogemos las cestas y unas buenas zapatillas para disfrutar del monte cogiendo hongos y setas. Somos un pueblo limpio, cuidadoso que ignora aquellas variedades que no conocemos. Más tarde disfrutaremos, con una copa de vino y en buena compañía, de los colores de los campos -¿sabías que cada variedad de uva tiene un color de hoja diferente en otoño?- y, a las puertas del invierno, el abrigo, pues comenzarán las primeras heladas.
Otoño es variedad, es movimiento ¡No te lo pierdas!