Camporrobles es tierra agrícola y por ello el paso de las estaciones es fundamental. El paisaje cambia, unas veces de forma imperceptible, otras con explosiones de color. Los pequeños detalles marcan la diferencia: en estos días de tiempo frío y gris el cambio de estación se aprecia en señales casi invisibles fundamentales para el agricultor: son los días en las que las viñas lloran.
El lloro de la vid es el fin del letargo invernal de este cultivo. La sabia empieza a fluir por los sarmientos y la vid se prepara para brotar, florecer y transformarlas en uvas. Las pequeñas gotas transparentes que asoman en los cortes de la poda, no es agua, son el flujo de sustancias vegetales que otorga a la vid la vida.
La tierra renace y se prepara para darnos sus frutos. ¡Bienvenida!
Para indagar un poco más:

https://utielrequena.org/el-lloro-de-la-vid/

https://astronomia.ign.es/inicio-de-las-estaciones