El conjunto arqueológico de El Molón debe estar siempre perfecto para que lo disfrutéis al máximo. El seguimiento es continuo a lo largo del año pero, durante algunas épocas, es especialmente intenso. Preparando la llegada de la primavera (aún queda un mes) y una mayor afluencia de visitantes, nos acercamos al conjunto arqueológico de El Molón para hacer que todo esté listo: desbrozar, quitar hiervas de los muros y estructuras arqueológicas, mantener el interior de las estancias y los caminos de acceso, reponer piedras y morteros desprendidos… Todo un trabajo que hay que compaginar con el ritmo y la convivencia de la Naturaleza. Todo mecánico, manual, nada de productos fitosanitarios, respetuosos con la flora y la fauna que forma parte de nuestro maravilloso legado cultural.
Durante estos días permanecemos abiertos y a vuestro servicio.