El paisaje de Camporrobles muda de nuevo su tapiz: el azul del cielo, el dorado del cereal y el profundo verdor del viñedo cubren el paisaje. Son días de madrugar para disfrutar, a pié o bicicleta, de las rutas más divertidas; aprovechar la fuerza del día con nuestra completa gastronomía junto a nuestros vinos, rosados y blancos; las tardes son para el paseo y disfrutar del dinamismo de nuestras calles y lugares de ocio. La noche, fresca y agradable invita a compartir y descansar con alguna capa de ropa más.
En verano Camporrobles te comunica, con sus gentes y con el territorio que lo rodea. Muy cerquita tienes multitud de escapadas, las Hoces del Río de Mira o las riberas del río Cabriel.Toda la cultura de la Serranía de Cuenca y la comarca de Utiel-Requena la tienes al alcance de tu mano. Por supuesto, tampoco nos olvidamos de El Molón: Paraje Natural y Conjunto Arqueológico, en el que compartir mucho de nuestra cultura maridada con cata de vinos y degustaciones gastronómicas.